El  VALOR EMERGENTE es como escribir la historia de la vida desde una página en blanco.  Alcanzar acontecimientos importantes a partir de una idea o de un propósito inicial y tomando las riendas de las decisiones en función de un titular de prensa que visualizamos previamente.

Vemos entonces que es el resultado final del proceso de transformación que se vive y marca la diferencia de los otros. Es ese ingrediente que distingue a unos por encima de los demás y solo se alcanza cuando la CONVERSACIÓN TRANSFORMACIONAL sucede.

Entonces, llevar la conversación a un nivel más alto, más transformacional, implica VALOR EMERGENTE, es decir, ser capaces de generar un proceso comunicacional que fluya de manera natural en la vida, de manejar los mismos códigos, pero que vaya más allá de un mero entendimiento entre las partes.  El reto es generar posibilidades que estén en un nivel superior a adversar o creer para desencadenar esas oportunidades que generen renovación positiva y continua de la realidad.

Y ese es el gran reto que tenemos por delante en Initium: alcanzar y alinear la DIMENSION HUMANA por encima de la DIMENSIÓN TÉCNICA. Esto implica impulsar un nuevo pensamiento en la gente para que vea todas las oportunidades que se le presentan y facilitar el logro del propósito planteado.

A partir de allí se desencadenarán una serie de situaciones que permitirán visualizar los asuntos de una forma distinta, es decir ver cosas donde nadie las ve, mucho más allá de cotidianidad y de la zona de estabilidad, de forma positiva y siempre orientada hacia una conversación más natural.  Es importante resaltar que cuando esto sucede, se encuentran las salidas a los obstáculos, las soluciones se encuentran con facilidad y las respuestas generalmente son satisfactorias.

Por eso es clave incluir el VALOR EMERGENTE en nuestra día a día como una estrategia central, porque permitirá innovar en mercados, productos, servicios y, especialmente, lograremos que las iniciativas se conviertan en claras oportunidades de crecimiento pensadas y organizadas.

En resumen, el Valor Emergente permitirá a los actores conversar de forma transformacional, mucho más natural para generar un verdadero valor que debe ser más extraordinario y relevante que el valor compartido.  Eso sí, especialmente debe fomentar un nuevo pensamiento en la gente para el uso adecuado de habilidades y capacidades de gestión empresarial.