Hoy te hablaré de un tema que es obligatorio y mandatorio en nuestras vidas de traders: Controlar el riesgo en tus operaciones.

Por supuesto, es obligatorio si quieres que tu cuenta dure y sobreviva a los momentos volátiles. No olvides que los mercados financieros están llenos de tiburones de los que tienes que defenderte.

Es por eso que hoy te traigo unas pequeñas recomendaciones que enseñamos en PROFIT y que debes tener en cuenta para reducir lo máximo posible el daño al invertir.

Pon un stop loss en tu vida siempre: 
Si no tienes esto claro, no tienes nada que hacer piensa que el stop loss es tu salvavidas y junto con tu orden de entrada, siempre tienes que mandar al broker tu orden stop loss. No puedes dejar las inversiones a merced de tus emociones

Haciendo esto antes de entrar en la operación te ahorrarás muchos disgustos innecesarios y esa es la regla de oro que nunca debes saltarte.

Debes estar siempre en sintonía con el mercado

Debes actuar limitando tu riesgo en base a tus resultados y si encadenas demasiadas operaciones fallidas, reduce el tamaño de estas. O deja de operar para analizar la situación. No tiene nada de malo descansar un tiempo cuando ves que tu trading se te va de las manos.

Esta es una recomendación que es buena para tu bolsillo y, sobre todo, para tu cabeza.

Si, por el contrario, tienes una buena racha, puedes aumentar el tamaño de las posiciones y, poco a poco, aumentar el riesgo a asumir. Por supuesto, siempre dentro de unos límites.

Control de riesgo, la importancia de saber gerenciarlo al invertir

 

 

Limita el tamaño de tu posición

Mi recomendación es que utilices el método de riesgo fijo del 2%. No arriesgues nunca, entre todas tus operaciones, más de un 2% del total de tu cuenta.

Por poner números, si tu cuenta es de US$ 20.000, no arriesgues más de US$ 400 en total entre todas las operaciones que vayas a realizar. Si planeas hacer 4 operaciones simultáneas, tu límite de riesgo será de 100€ en cada una.

No operes si no estás en condiciones

Por último otra recomendación para el control de riesgos. Si has tenido un mal día en el trabajo, si has discutido con alguien, si sientes una rabia enorme porque llevas varias operaciones seguidas perdiendo, si, por lo que sea, no puedes pensar con claridad, no operes. Así de simple.

No olvides que es fundamental sentirse bien física y mentalmente para enfrentar el mercado. Y no dejes que se te escape ningún detalle.