Cuando conversas desde lo positivo la alineación y la conexión genera un efecto muy poderoso en la interacción humana. Empieza a ocurrir una real expansión del pensamiento que te permitirá sobresalir en tus actividades.

Y es que el poder de la palabra es enorme y especialmente cuando lo hacemos desde lo positivo y enfocada en en dejarle algo a esa otra persona. Ojalá que siempre pudiésemos dejarle un mensaje relevante a nuestro interlocutor.

Un elemento que debemos considerar es saber disciplinar el pensamiento para seleccionar solamente los pensamientos positivos por encima de los negativos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, porque allí es donde empezamos a generar esa actitud de vida para alcanzar nuestro propósito personal.

Desde lo social, la conversación genera una interacción que es esencial en las familias, en las parejas, en la amistad. En aquellas relaciones donde la conversación no existe, no fluye, o sea deficiente, se puede inferir que la relación pasa por malos momentos. De allí la necesidad de crearse disciplinas para buscar el bienestar y calidad de vida a partir de nuestras conversaciones. Es un efecto que puede ser causado.

En el ámbito empresarial, la conversación suele limitarse porque el trabajo diario parece dificultar que las personas, como compañeros de trabajo tengan conversaciones. Dado que los empleados o trabajadores deben cumplir con su rol o tarea, conversar es percibido como una pérdida de tiempo, lo cual es erróneo ya que es una herramienta muy poderosa para alcanzar compromisos alrededor del propósito.

Cuando conversamos desde lo positivo, trascendemos en las comunicaciones. En El Primer Piso hemos desarrollado herramientas que permiten conectar y alinear con tu propósito desde tu vida personal hasta tu vida profesional y así lograr impactar en tus comunicaciones.

De lo que se trata es de disminuir nuestra autocrítica para escuchar la voz positiva, eliminar el no para generar oportunidades y posibilidades, dejar de dramatizar y evitar imperativos. Estos elementos nos ayudan a empezar a hacernos cargos de nuestros propios asuntos, pero siempre desde lo positivo