La transformación financiera no ocurre de la noche a la mañana. Ser un trader experimentado es algo que hay que trabajar y desarrollar. Cuando te inicias en este mundo, te puedes sentir intimidado, perdido y abrumado. Ves que tus amigos o colegas pueden ganar más dinero que tú haciendo trader y comparas tus resultados con los de otros.

Pero ALTO ALLI…. .
No compares tu desempeño con el de nadie. Tu eres tu propio trader y tus ganancias y pérdidas solo te pertenecen a ti. Mientras una persona puede perder en el mismo negocio, tu rendimiento individual es lo único en lo que deberías concentrarte.

Lo que he descubierto es que los nuevos operadores se desaniman fácilmente. Es natural y créanlo, hemos estado allí, ¡y también lo han hecho todos los demás!

Esa es la única instancia que todos compartimos a medida que nos desarrollamos en operadores exitosos. El camino de cada persona es diferente, pero todos comenzamos desde abajo.

Toma cualquier cosa en la vida. Por ejemplo, iniciar la práctica de un nuevo deporte.
Debes salir al campo a jugarlo. Todo parece moverse rápidamente, y te sientes presionado, como si no tuvieras tiempo suficiente para reaccionar a lo que está sucediendo. Te vuelves nervioso, te das prisa y no sientes que tienes el control. Hasta cierto punto, puede ser aterrador, pero es natural.

Avanzan unos meses, tal vez incluso un año, y te darás cuenta de que habrás desarrollado experiencia. las cosas parecen salir naturalmente, porque no solo has mejorado, sino que desarrollaste confianza en tus habilidades y confías en tu juicio.

Esa es la mejor definición de control. Te falta control hasta que ganes confianza y compostura, y la única forma de llegar es practicando, volviéndote cada vez más cómodo y aprendiendo a manejar los obstáculos que enfrentas cada día.

Esto se aplica exactamente igual al negocio de ser trader. No se mueve mucho más rápido que el mercado de valores. Te das por pensar que todo parece ser un paseo por el parque. Y allí está el error

En cambio, tómate tu tiempo. Abraza esa sensación inicial de ser abrumado. Enfócate en desarrollar una mejor comprensión y esfuérzate ser mejor día a día. Concéntrate en tu capacidad de manejar los obstáculos y oportunidades a medida que se presentan todos los días.

Practica ese comportamiento y, a su debido tiempo, ese caos al que estuviste expuesto comenzará a calmarse.

No es una carrera hacia la cima. Es un viaje constante. Individualmente, trabajamos a través de él a nuestra manera, pero todos compartimos el camino.

No te desanimes Es fácil sentir que no tenemos control sobre una situación, pero el control no se entrega en bandeja de plata. Se desarrolla con el tiempo.